Como lidiar con el comer emocional

como-lidiar-con-el-comer-emocional

Si usted suele frecuentar la nevera cuando está estresado o molesto, eso se llama comer emocional. El comer emocional afecta a la mayoría de las personas, pero si continúa dejando que sus sentimientos guíen su ingesta de alimentos, su salud puede resultar afectada.

La tristeza, el aburrimiento, y otras emociones negativas pueden inducir a un comer emocional. EL comer emocional incluye un envase de helado después de una ruptura romántica o devorar una bolsa de papas fritas cuando estás solo en casa un sábado por la noche. Pero los acontecimientos felices pueden conducir a él, también. Muchas personas comen en exceso en ocasiones alegres como fiestas y bodas.

Las condiciones más serias pueden estar relacionadas con la alimentación emocional. Uno de ellos es el trastorno por atracón, que se caracteriza por comer cantidades dramáticamente grandes de alimentos bien después de alcanzar el punto de plenitud.

Comer más alimentos de lo que su cuerpo necesita puede tener consecuencias peligrosas. Las personas que comen por razones emocionales a menudo ganan demasiado peso. Esto los pone en mayor riesgo de diabetes tipo 2, hipertensión, obesidad y cáncer. El comer excesivo también tiene consecuencias emocionales. Estos incluyen sentirse culpable o avergonzado después.

Estrategias para lidiar con el comer emocional

Estos son los pasos que puede tomar para detener los episodios emocionales y romper el ciclo:

  • Aprenda a reconocer el hambre. La próxima vez que usted de un bocado, pregúntese que lo está conduciendo a él. Si usted está realmente hambriento, notará síntomas físicos, como un estómago gruñendo. Otras señales menos evidentes de hambre incluyen irritabilidad y dificultad para concentrarse. Si esos signos están ausentes, es probable que no necesite comer en ese momento.
  • Mantén un diario. Tómese el tiempo para crear un diario de "humor y comida". Anote lo que come cada día, junto con las emociones que estaba experimentando en ese momento y si realmente tenía hambre. Usted puede encontrar que los sentimientos específicos, como la ira o la tristeza, conducir a su exceso. Una vez que reconoce estos factores desencadenantes, puede aprender maneras más saludables de lidiar con ellos. Por ejemplo, si experimenta estrés, en lugar de tratar de aliviarlo con una barra de caramelo, dar un paseo por el bloque.
  • Construir una red de apoyo. Rodeándose de amigos y familiares que apoyan sus esfuerzos para cambiar sus hábitos alimenticios puede mejorar sus posibilidades de éxito. También puede ser útil para unirse a un grupo de apoyo a través del cual se reunirá con otras personas con problemas similares y aprender mejores maneras de hacer frente. Uno de estos grupos es el programa de 12 pasos Overeaters Anonymous.
  • Cultiva otros intereses. Encontrar una actividad que usted disfrute puede aumentar la confianza en sí mismo, que a menudo es pobre en comedores emocionales. Ejemplos de estas actividades son el yoga, tocar un instrumento musical o pintar. Si usted encuentra que su comer es conducido por el aburrimiento, una nueva pasión puede llenar sus horas y le hace menos probable mirar a la comida para la satisfacción emocional.
  • Obtenga ayuda si es necesario. Si no puede controlar la comida emocional por su cuenta, considere la posibilidad de obtener ayuda profesional para cambiar su comportamiento. Una forma de psicoterapia llamada terapia cognitivo-conductual puede enseñarle a cambiar sus hábitos alimenticios ya lidiar con emociones desagradables de una manera mejor. La medicina, incluyendo antidepresivos y supresores del apetito, también puede ayudar. Hable con su doctor para conocer más opciones de tratamiento.

Referencias:

http://healthlibrary.inova.org/Library/Wellness/Nutrition/1,4517